¿Te animas a organizar un blogtrip? ¿Crees que es sencillo? #BlogtripCostablanca

¿Te animas a organizar un blogtrip? ¿Crees que es sencillo? #BlogtripCostablanca

La verdad es que no encuentro las palabras adecuadas para contar lo que quiero contar. No encuentro las palabras adecuadas para explicar en qué consiste un viaje a las emociones. Flaco favor me hace Fátima Martínez al haber propuesto este título el cual, por otra parte, encierra el concepto exacto con esas palabras adecuadas que a mí no me salen. Aún así, voy a intentarlo.

Ser invitado a un blogtrip es algo que te puede resultar muy atractivo por todo lo que ello representa. Si, además, la invitación es para dos personas, entonces el resultado puede ser redondo. Por otro lado, organizar un blogtrip tiene que ser algo fantástico, ¿no? Decir que vas a organizar un blogtrip, se dice pronto y fácil, pero a la hora de ponerte, ¡ay!… Nadie nos había dicho que una cosa es decirlo y otra muy diferente hacerlo.Muy diferente a organizarlo es ir a disfrutarlo como invitado; ¡faltaría más!. Así que vas para allá con las emociones a flor de piel y empiezas a descubrir, a sentir; todo fluye de manera suave, armoniosa; cada una de las personas con las que te encuentras por allí, están sonriendo y disfrutando el momento, de su momento, de dar rienda suelta a las emociones que esperaban ansiosas ser las protagonistas del viaje. Si, es como magia, pero no es magia. Algo muy humano se esconde detrás de esta especie de limbo que acabo de describir. Decir que vas a organizar un blogtrip es fácil. Otra cosa muy distinta es hacerlo de verdad. Y más difícil aún conseguir hacerlo sin contar con casi ningún apoyo de las instituciones públicas.

Ser el destino de un blogtrip, para todos aquellos destinos que se precien, es algo mucho más rentable que lo que la mayoría pudiera pensar. Yo mismo he vivido algunos y del #blogtripcostablanca he visto resultados con cifras y análisis. Millones de impactos en redes sociales como Twitter o Facebook y apariciones en Google en las primeras posiciones por algunas palabras clave. Datos como que en Trivago, la playa de Calpe aparece en el séptimo lugar de España (entre las más de 3.000 playas que tiene nuestro país) en cuanto a comentarios positivos y calidad percibida por los que allí han estado. Valga este dato como referencia, pues no es mi intención intentar convenceros del gran éxito que supone para un destino acoger un evento como este.
Hacerlo no es fácil, no, pero si que, al menos, podemos contar con la información de cuáles son las claves básicas para comenzar y que podemos descubrir con más detalle al leer Blogtrip Costa Blanca. Un viaje a las emociones:
  • Factor sorpresa.
  • Equipo organizativo multidisciplinar y dispuesto a trabajar bajo presión.
  • Conversación continua con los futuros participantes
  • Planificación y estrategia. ¿Qué queremos conseguir exactamente?
  • Presupuesto con el que contamos y plan económico.
  • Elección correcta de los bloggers.
  • Generar expectación.
  • Promoción, distribución y merchandising.
  • Preparación de toda la logística.
  • Planes alternativos ante posibles imprevistos.
  • Monitorización durante y después del evento.
  • Análisis de resultados.
Estos son los ingredientes. La mezcla adecuada de todos ellos para lograr la receta perfecta es lo realmente complicado, pero, si queremos organizar un blogtrip de éxito, al menos tenemos la suerte de saber cuál es la persona más indicada para cocinarlo: Mario Schumacher.
Un blogtrip con un mensaje diferente #llevamecontigoh2

Un blogtrip con un mensaje diferente #llevamecontigoh2

El pasado fin de semana participé en un blogtrip, organizado por la cadena de hoteles h2, concretamente en el Hotel H2 Castellón, bajo el hastag #llevamecontigoh2 y con la batuta de Jaime López Chicheri.

Los asiduos a este tipo de eventos, ya sabéis, tratamiento VIP en un hotel, actividades de lo más entretenidas, gastronomía de la zona,… Lo normal cuando tienes la suerte de participar en algo así es que, como contraprestación, al menos hables del hotel, de la cadena, de sus valores añadidos y recomiendes los establecimientos en cuestión. Lo mismo si es un destino. En definitiva se trata de difundir lo que has vivido y transmitir a quien te escuche que podrá vivir lo mismo si experimenta lo que le estás recomendando.

Pero en este caso, yo no voy a hacerlo así… No voy a decir que el hotel H2 Castellón me pareció impecable. No voy a decir que sus habitaciones eran amplias y confortables, ni que el personal que nos atendió en recepción, pisos, desayunos, era tan amable y profesional como se puede esperar de una cadena joven y con ganas de hacerlo bien. No, mejor no voy a hablar de esto – aunque sea así – porque no es esto lo que más me sorprendió. Y eso que ya sólo con esto sería sufciente.

Es un mensaje con un concepto inusual lo que relamente me sorprendió…

Me sorprendió encontrarme con algo que no es habitual encontrar en una cadena hotelera: un equipo humano que da la imagen de auténtica familia, de verdad, sin caer en tópicos. Me sorprendió que su presidente, Pablo Vallet, nos dijera repetidamente que no estábamos ahí para escribir sobre el hotel, ni tuitear, ni compartir imágenes en Facebook o Instagram; Pablo decía repetidamente que estábamos ahí sólo para pasarlo bien… ¡El presidente de una cadena con 7 años de vida que lucha por salir adelante, con todo lo que eso conlleva, sólo pretendía que lo pasáramos bien! Yo me lo pasé en grande, como pocas veces, pero mi mente marketiniana no comprendía que no hubiera ninguna «invitación» a difundir por las redes sociales todo lo que ahí ocurría.

Según iban pasando las horas iba comprendiendo lo que ocurría y cuál era el mensaje…

Veía al presidente brindar y abrazarse con el director comercial; a éste bailar con la community manager, mientras abrazaba también, al tiempo, a unos y otros. Bailaban y cantaban todos juntos y en la misma dirección. Al verlos se respiraba un nivel de compenetración y de implicación en cada paso que daban, en cada tarea que realizaban, todos juntos, inusual. Si preguntaba individualmente a cada uno de ellos sobre la empresa en la que trabajaban, la respuesta siempre era la misma, como un karma, nos encanta trabajar aquí aquí venimos siempre de buen humor y con ganas de hacer cosas. Y todos, siempre juntos, en la misma dirección. ¿Cómo se logra esto? La verdad es que no tengo muy claro cómo, pero supongo que tiene que ver con el buen hacer y la inteligencia en materia de dirección de personas.

Y ¿qué se consigue con esa actitud?…

La respuesta es obvia, pues lo que se logra es lo más importante: excelencia en la atención y en el servicio. Si vas a un hotel y te encuentras con la alegría, la motivación y las ganas de prestar un servicio perfecto, lo demás es accesorio. Con un equipo así, la limpieza, amplitud, confortabilidad, calidad en comidas y bebidas, buena ubicación y demás – que también lo tienen – es algo que queda en un segundo plano. Si juntas todo, la nota es un 10.

Por si queréis conocer a este grandísimo equipo humano, los tenéis en Twitter:
, , , , , , , , , , , , , , y, mención especial a 😉 Hay más, pero no los encuentro. Si echáis en falta alguno me lo decís y lo añado…

Os dejo con el Presidente y la CM de Hoteles H2…Pues eso, lo que os decía 😉

Hasta la próxima

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies