A lo largo de los últimos años he impartido decenas de cursos de formación y he asistido como ponente a decenas de eventos. Resulta que cualquier formación de calidad siempre es algo bueno y necesario de aquí a la eternidad y por ello no he dejado de lado también sentarme al otro lado y asistir a cursos de formación como alumno. He de decir que la experiencia, en general, no ha sido todo lo positiva que podía esperar, aunque no siempre, pues también he tenido la suerte de asistir a cursos o talleres que realmente me han aportado. También tengo la seguridad de que habrá habido asistentes a mis cursos a los que no haya aportado nada (espero que sean pocos)

E último curso al que he asistido como alumno – ¡ojo, que esto no es un post patrocinado! Lo escribo porque creo que lo merece – lo incluyo en el grupo de los que aportan. Se trata de un curso de formación empresarial para Pymes y autónomos impartido por Level UP.

¿Qué he encontrado en este curso, que no sea lo habitual en la mayoría?

Lo primero de todo, la forma de explicar conceptos por parte del formador, Pablo Carcelén. Lo hace de una manera con la que es ciertamente complicado perder la atención, durante 2 días, 10 horas cada día y con periodos mínimos de descanso. Saber cómo y logo-level-up_350x137conseguir mantener la atención de los asistentes con esta intensidad horaria es ya, de por si, todo un logro.

Por otro lado, se crea un clima en el que – no sé explicar bien por qué – la mente se abre y es capaz de recibir y trabajar para uno mismo de una forma que muy pocas veces se puede conseguir. En mi caso puedo deciros que ya conocía muchos de los conceptos y técnicas explicadas en el curso, pero siempre de forma teórica. Cuando en alguna ocasión me había puesto a ponerlos en práctica, nunca era capaz de avanzar de forma eficiente. Allí, sin embargo, las ideas y técnicas para poner en práctica esos conceptos fluyen naturalmente. A esto me refiero cuando digo que la mente se abre. Además, durante las horas que dura el curso, Pablo ofrece una gran cantidad de ejemplos reales y realistas (casi todos de empresas pequeñas y marcas desconocidas) que te dan ideas claras de por dónde debes continuar.

Por supuesto, también me encuentro con conceptos, ideas y técnicas que desconocía. Esto, unido a ese impulso irrefrenable de ponerlo todo en práctica, hace que la sensación tras terminar el curso sea muy positiva.

Con todo esto, os recomiendo que echéis un vistazo al programa de cursos que tienen y probéis con alguno de ellos. Yo, concretamente, asistí a uno de los de primer nivel (hay 3 niveles), cuyo título es Los secretos de la empresa de éxito.

Insisto en que es una recomendación basada en experiencia personal y en que no me llevo absolutamente nada por recomendarlo.

Lo que sí os pido es que si alguno de vosotros habéis hecho algún curso con Level UP, me digáis si opináis igual que yo o, por el contrario, vuestras expectativas no se cumplieron.

comments