El título de este post suena un poco a profecía, pero es que yo lo veo claro. Me explico:

En el presente que vivimos observo tres estados (además del de la negativa rotunda) en relación a la actitud de las empresas frente a su inmersión en el mundo de las Redes Sociales:

  1. Inquietud
  2. Apuesta
  3. Necesidad

En las ponencias, cursos, charlas sobre Redes Sociales que voy “recitando” por ahí casi siempre empiezo diciendo que, de momento, no es necesario estar en las Redes Sociales. Pero eso, de momento. Todos podemos observar tendencias, históricos de comportamiento, movimientos sociológicos en una u otra dirección y, con esta observación hacernos una composición de lugar para poder intuir cuál es el camino más adecuado que debemos tomar de aquí hasta un futuro cercano. Pero nadie puede predecir a ciencia cierta cuál será el comportamiento social en un futuro a medio y largo plazo. Sin embargo si creo que está claro que, en general, la forma de comunicarse y de conversar ya ha cambiado y lo ha hecho para siempre. Lo que variarán serán los entornos, plataformas y los lugares a los que se moverán las masas que componen nuestra deseada audiencia.

En resumen, las Redes Sociales seguirán repletas de gente y se llamarán así o cambiará su nombre, pero el concepto seguirá siendo el mismo. Existirán otros Twitteres u otros Facebooks, o serán los mismos con otro nombre o áquellos serán sustituidos por otros con más tirón y enganche. Pero la tendencia es y será hacia adelante, igual que ha sido la evolución humana desde el principio de los tiempos.

Así que, mi consejo es que tampoco te relajes.

Teniendo claro que el concepto Red Social no es efímero, vuelvo al planteamiento inicial de los tres estados de las empresas ante las Redes Sociales: Inquietud, apuesta y necesidad

INQUIETUD

Aunque sólo sea por lo que se oye por ahí, la gran mayoría de las empresas con presencia en Redes Sociales están en esta situación. No ven el beneficio de estar presente de forma activa en las Redes Sociales, pero tampoco son capaces de decir que eso es una moda que pasará. La desventaja que tiene este estado, aparte de no ver o no querer ver en qué les va a beneficiar, es que son pasto de los vendedores de humo y pagan por cosas que deberían ser, per se, gratis. ¿Pagarías por que te crearan perfiles (sólo por crearlos) en Twitter, Facebook o Linkedin?. Pues algunos pagan, en serio os lo digo.

APUESTA

Otro pequeño porcentaje de las empresas con presencia en Redes Sociales hace una clara apuesta por su presencia en las mismas. A la inquietud anterior añaden una pequeña dosis de conocimiento sobre cómo actuar y empiezan a comprender que se trata de un canal más que está ahí y el cual pueden trabajar o pueden ignorar. Han decidido trabajar este canal de forma seria y han apostado por crecer en él y hacerlo de la mano de profesionales serios que ofrecen estos servicio y que también están, poco a poco, creciendo con ellos.

NECESIDAD

En este estado no hay prácticamente ninguna empresa, al menos en España (aunque alguna habrá). No están en este estado, porque la necesidad no existe realmente todavía. Sin embargo lo menciono en este post, porque es – según estimo yo – el estado al que se llegará en el futuro.

La situación con la que se encontrarán las empresas en un futuro, será la de necesidad. Independientemente de que tengan un histórico, entren de nuevas o no estén, todas van a tener necesidad de estar. Me reafirmo en que, de momento, no es necesario estar… pero todo se andará.

Con este escenario se plantean algunas situaciones respecto a cómo desarrollar una estrategia en Medios Sociales:

Las empresas que no tengan presencia alguna en Redes Sociales se verán en una situación de semi-abandono y, o han fidelizado a muchos clientes, o saldrán a la calle y no encontrarán lo que han encontrado durante décadas: clientes. Los clientes querrán hablar cuando estimen oportuno, no cuando la empresa quiera. y si no hablan de ella (que es lo más normal) se perderán el provocar la conversación.

También les tocará el turno a las del otro lado, es decir, aquellas que ofrecen sus servicios de estrategia en Medios Sociales. En este caso, los “cuervos del 2.0” irán cayendo uno detrás de otro, después de forrarse a costa del desconocimiento de las empresas que sólo tenían una inquietud y no apostaron en su día.  Caerán y sólo sobrevivirán las que hicieron su trabajo con profesionalidad, poco a poco, cobrando el dinero justo y realizando las acciones justas, implicando a la empresa cliente y enseñándola cómo crecer en este nuevo entorno. Esas sobrevivirán y habrán forjado una imagen seria y consistente.

De esta forma tendremos en un futuro tres partes en juego:

Empresas consultoras dedicadas profesionalmente a dar servicios de estrategia en Redes Sociales que empezaron de cara, sin engañar y cumpliendo los compromisos. Esas que empezaron poco a poco, creciendo con lo justo y que, ahora, que  ya han crecido, pueden permitirse el lujo de escoger a quién representan y a quién no.

Empresas que apostaron por una actividad seria en Redes Sociales y que han crecido en este entorno de la mano de las consultoras del grupo anterior, con poca inversión, despacio pero sguro.

Empresas que sólo tenían una vaga inquietud y se lanzaron a la aventura con el primero que pasaba por allí, manteniendo en su conciencia que eso era una moda pasajera. Esas que gastaron tiempo y dinero inútilmente para acabar en el grupo de las que deciden quedarse fuera.

Sin ser demasiado tarde, las empresas que cerraron los ojos en el tiempo en el que aún no había necesidad, querrán ahora entrar como lo hicieron las primeras – las que acertaron – Su inquietud se tornará en necesidad y, sin ser demasiado tarde, necesitarán la ayuda que despreciaron cuando todos, empresas, consultoras y profesionales independientes serios empezaban con ilusión a crecer en este entorno. No será demasiado tarde, pero les costará mucho más caro cuando la inquietud se vuelva necesidad.

comments