Hola, amigos,
en nuestra búsqueda del Hotel Abierto, hemos partido de un planteamiento básico, y hemos pasado directamente a definir las pautas de lo que al personal se refiere: la selección y la formación. De esta forma ya tenemos uno de los ingredientes principales.

Pero fijándome en lo que se dice por ahí me encuentro dos sitios, de los buenos, una en la que se habla de los ingredientes para cocinar una empresa abierta o esta otra que habla de más ingredientes para lo mismo. Y veo que, en nuestro Hotel Abierto» aún no tenemos los ingredientes. No nos hemos parado aún a entablar una relación entre todos los actores del entorno y del producto final al cliente (el servicio en todas sus acepciones) que marque una dirección a seguir. La misma para todos. De nada vale si no el tener el mejor producto como hotel. Si el entorno y el hotel no están a la misma altura (sea elevada o no, pero la misma), esa descompensación repercute en la experiencia que el cliente espera sentir.

Por otro lado, el personal deberá cumplir un compromiso de participación en red, así como contar con que en cada individualidad puede haber un proyecto brillante, aunque latente.

Así que habría que ponerse manos a la obra y establecer una serie de conversaciones con agencias, oficinas de turismo, incluso con los habitantes del territorio en el que nos encontramos para hacer partícipes a todos de la idea común. Y, por supuesto, iniciar ya conversación con los clientes.

¿Cómo se hace esto?. Con iniciativas concretas No podemos esperar a que las piezas del negocio turístico – los actores mencionados – se pongan en fila y vayan pasando a poner sus ideas a nuestra disposición, a disposición del Hotel Abierto. ¡No lo van a hacer!. Aunque alguno habrá que lo haga. Tendremos que ser nosotros los que vayamos, porque creemos en ello, y porque tenemos los argumentos para convencer.

Y según se nos vayan uniendo iremos creando red, y de esa red saldrán otras. Si todas confluyen en el mismo objetivo, el éxito estará servido.

Por lo tanto, lo primero que hemos de hacer es un plan concreto de cohesión, con acciones concretas sentándose con los responsables de cada uno de los nodos de esta red para hablar de lo que hay que hacer para poner a cada destino en el lugar que se merezca. Y en todo esto, el Hotel Abierto será una pieza más, aunque, hay que decirlo, una de las últimas, por lo que no dejará de estar en los recuerdos más frescos del cliente y, ¡cuidado!, que esto no es cosa para pasar por alto.

Hasta la próxima.

RafaelImagen: http://lifeboat.com/ex/jurisprudence.of.artilects

comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies