Imaginemos que estamos tomando un aperitivo con amigos, hablando, riendo y divirtiéndonos, o reunidos en algún lugar público, hablando de nuestras cosas o compartiendo inquietudes profesionales, o cualquier cosa que se os ocurra que pueden compartir un grupo de personas afines entre si, cuando, de repente, aparece un individuo que nadie conoce, se junta a nosotros y comienza a contarnos cosas que están fuera de nuestro contexto, o que, simplemente, no nos interesan. Si esto ocurre, acabaremos por dar de lado al individuo en cuestión y, en el peor de los casos, nos iremos a otro sitio dejándolo solo. Cualquiera de nosotros comprende perfectamente esta situación. Entonces…

…¿por qué empeñarnos en irrumpir en lugares de reunión de personas que tienen un objetivo común, o que están tratando cuestiones que les interesan a ellos, sin ni siquiera habernos presentado?

Si trasladamos esta situación al entono virtual de Internet, rápidamente nos damos cuenta de que, en muchas ocasiones, las personas se reúnen a compartir sus inquietudes profesionales, o del tipo que sean, en los lugares de reunión habilitados en ese entorno. Comprendemos, por tanto que…

…los nuevos bares, entornos o lugares públicos de reunión son LAS REDES SOCIALES.
comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies