Hay millones de entradas sobre posicionamiento, SEO, SEM,… y la mayoría están enfocadas a aspectos muy concretos sobre el asunto. El problema es conseguir una idea que pueda abarcar toda la problemática de la forma más amplia posible. Hoy, precisamente he leído un post que habla sobre que el posicionamiento no es sólo SEO. El post en cuestión es bastante completo y abre un poco la forma de pensar a la hora de posicionar una marca en los buscadores de Internet. En el blog Top-Rankin.com vienen a decirnos que estamos demasiado centrados en los aspectos técnicos del posicionamiento, hasta tal punto que conocemos mucho mejor cómo se comportan los robots, arañas, crawles, y demás fauna tecnológica, que el comportamiento de los que, al final, deberían poner el plato de sopa en nuestra mesa. las personas que navegan por ahí y no nos encuentran.

Así que, aunque no suelo hacer estas cosas, he pensado adaptar ese post al ámbito hotelero, añadiendo algún detalle y ordenándolo (eso si, con mi orden particular) para intentar sacarle provecho, que de eso se trata esto del 2.0.

Un usuario, posible futuro cliente, quiere ir a un hotel. Habitualmente, primero ha decidido el destino al que quiere ir. Después decide unas características o una localización más concreta del hotel. Una vez que encuentra un hotel que se adecúa a sus expectativas, busca opiniones sobre el mismo, va a su página Web, ve las imágenes, los precios, las ofertas. Y esto lo hace con dos,tres,cuatro,…hoteles más. Y al final, decide.
Pero aún hay más, pues se aloja y permanece allí un tiempo suficiente como para forjarse una opinión más o menos fundamentada., tras lo cual, vuelve a su casa y comenta también, poniendo sus apreciaciones al servicio de la comunidad internauta.

Tenemos, entonces, a miles de hoteleros que deciden iniciar estrategias de posicionamiento y se obsesionan con que quieren aparecer en la primera página cuando alguien escriba “Hotel en Madrid” u “Hotel en Barcelona”. Esto, hoy en día, es trabajoso, pero no es excesivamente complicado.Pero ¿es lo más efectivo?. Quizá esa palabra clave, siendo una de las más difíciles de trabajar, sea una de las menos efectivas para un hotel. Por ello debemos seleccionar muy bien las palabras clave y trabajarlas a fondo en nuestra Web, que estará perfectamente adaptada para poder hacerlo. Si somos capaces de ofrecer algo único y con un reconocido valor añadido, entonces seremos los reyes de esa Keyword. Si somos el único hotel de un destino, o de una localización concreta de ese destino, lo lógico es que canibalicemos esa keyword (hotel en el pueblo más recóndito de Cuenca) pero si ofrecemos básicamente lo mismo que el resto, entonces tendremos que posicionarnos con palabras muy generales, muy competitivas y monopolizadas por los grandes canales online, las grandes agencias tipo Booking.com, Expedia, Atrápalo, Rumbo,….Ahí va a encontrarnos una buena parte de nuestros futuros clientes. Por lo tanto también ahí hay que posicionarse, pues va a ser harto complicado arrebatar a estos sitios su parcela en Google. Esto ya no es SEO propiamente dicho.

Pero también hemos de aparecer bien visibles en los clásicos portales de opinión tales como Tripadvisor o Trivago. Y allí desarrollar otras estrategias encaminadas a aparecer en la primera página de estos sitios.

No podemos precisar el orden de las acciones del usuario, pero lo que está claro es que busca, estudia opiniones, compara con otros hoteles, vuelve a mirar, afina la búsqueda acotando más las palabras clave. Y en algún momento de todo este proceso – al principio, al final o en medio – va a tu página Web, bien de rebote o bien porque encontró por ahí el nombre de tu hotel y te buscó directamente. Si hizo esto segundo pudo haber escrito el nombre del hotel en el buscador o tecleó directamente la URL. Si esto es así, cuida muy bien el aspecto y la usabilidad de tu Web, pues es tu tarjeta de presentación.
Desde luego, no hay que olvidarse de que si encontró tu nombre por ahí, puede haber bastantes posibilidades de que fuera en una Red Social como Facebook o Twitter, por ejemplo. Y aquí tienes otro campo en el que trabajar con ahínco.

El caso es que tenemos un montón de vías de ser encontrados, y no todas ellas son el buscador de turno. Y mucho menos hemos de basar toda la estrategia de posicionamiento en cómo se comportan las máquinas que indexan o que deciden qué contenido es mejor.

Si lo que quieres es llegar al estado ideal en el que se relacione el nombre de tu hotel con “Hotel en XX” (como los kleenex, maicena, celofán o pan bimbo – independientemente de la marca que sean), entonces tienes que aparecer – y hacerlo bien – en todas partes y con posiciones cercanas a las primeras. Incluyendo las Redes Sociales, los intermediarios, los buscadores y, si me apuras, las guías de viaje.

Eso es posicionamiento en Internet. Lo demás es sólo SEO. ¿Quién dijo que fuera fácil?.

comments