Ahora que ya tenemos conceptos claros sobre los aspectos técnicos del SEO, es momento de hablar de las técnicas de posicionamiento más habituales y efectivas. Hotelero: te van a hablar de posicionamiento, usabilidad, o html, o palabras clave y todo eso. Está bien, tú no serías, hoy por hoy, capaz de hacerlo por tu cuenta (ni yo tampoco), pero el desarrollo que llevamos hasta aquí de esta serie debería servirte para, al menos, enterarte de lo que te están hablando y para que se den cuenta de que no pueden venderte humo del tipo: “Le garantizamos las primeras posiciones en los buscadores más importantes”. Espero que con lo que ya llevamos seas capaz de saber que eso no es tan fácil como lo pintan, ni siquiera para los profesionales más aventajados. Y ahora viene una de las partes que más me fascinan de este mundillo: El Link Building, o lo que vamos a llamar “la teoría de los enlaces”. Antes de enumerar lo más importante de esta teoría, un pequeño concepto técnico más: Un enlace es un medio a través del cual alguien accede a tu Web desde otra Web o bien, accede a una Web desde la tuya propia. Es lo que llamamos también “link”. Pero esta forma de llamarlo es la manera coloquial de referirnos al Anchor Text. Si comienzan a hablarte de anchor text, debes saber que, ni más ni menos es… …el texto que está contenido dentro de la parte generalmente de color azul y subrayada, en la que clicamos para acceder a la información a la que hace referencia. Es, como su traducción literal indica, el texto de anclaje a información relacionada que está en otra Web. El Anchor text es, según indican los expertos, uno de los factores más relevantes a la hora de posicionar una página en base a unas palabras clave. Es decir, cuando no se usan palabras adecuadas en el enlace (anchor text), se desperdicia la posibilidad de optimizar dicho enlace. En resumen, los enlaces del tipo “clique aquí”, “este post”, “aquí”, etc, no proporcionan utilidad en cuanto a posicionamiento. ¿Quién quiere posicionarse con la palabra “clique” o con la palabra “aquí”?. Los robots leen hasta los primeros 55 caracteres del anchor text, por lo que no son prácticos enlaces de más de 7 u 8 palabras. Además de este factor (anchor text), existen otros, también relacionados con los enlaces, que influyen de forma significativa en el posicionamiento de nuestro sitio. Lo primero y principal es buscar la naturalidad, es decir, conseguir enlaces de forma natural. Pero si lo hacemos de manera pactada o forzada, ha de parecer lo más natural posible. Para ello, lo más apropiado sería poner especial atención a: – Antigüedad del enlace: Cuanto más antiguo sea el enlace más confianza genera en los buscadores. Tiene más peso un enlace antiguo en una página con poca relevancia que uno reciente en una página relevante. – Enlaces a páginas relacionadas: Páginas cuyo contenido sea de temas similares al tuyo. – Variedad en la localización de los enlaces: Conviene conseguir enlaces en lugares diferentes, como el contenido, las barras laterales, la cabecera… No obstante hay que aclarar que un enlace en el cuerpo de la página, en el contenido, tiene más peso que uno en la barra lateral y, éste, a su vez, importa más que uno en el pie de la página. – Enlaces en páginas con PR (Page Rank) diferentes: Si siempre nos enlazan sitios con el mismo PR, Google podría sospechar que se trata de enlaces forzados, lo cual podría llegar a ser objeto de penalización. – Incremento gradual de los enlaces: Lo lógico y natural es que una página comience a tener pocos enlaces y que éstos vayan aumentando con el paso del tiempo. Pasar de 10 enlaces durante un mes a 100 el mes siguiente puede resultar sospechoso. – Los tipos de enlace: No tiene la misma relevancia un enlace de texto que uno de imagen o uno de flash. El orden, pues, de mayor a menor importancia es texto-imagen-flash. – Comentarios en blogs, foros, comunidades sociales, redes sociales.Intercambio de enlaces entre sitios del sector.Link Baiting: Se define como acciones que logran una subida sustancial en el número de enlaces. Una traducción podría ser “pesca de enlaces”. Esto sólo se consigue, de nuevo, con naturalidad y enfocando el contenido a cuestiones concretas y, digamos, explosivas tipo entrevistas a personajes relevantes, primicias, humor, nuevos recursos tecnológicos, polémicas de actualidad,… (Os dejo una muy buena guía de Link Baiting) Los enlaces, claro está, pueden ser internos o externos. Los enlaces internos son los que nos hacemos nosotros mismos a partes de nuestra propia página web, blog, etc… En este caso nos resultará muy sencillo seguir las normas de optimización de enlaces. Ahora bien, el problema principal radica en los enlaces externos. Para optimizar al máximo estos enlaces tendríamos que estar diciendo cómo tiene que escribir el enlace a cada página que nos enlaza. Esto es imposible, por lo que no queda otra que encomendarse a las buenas prácticas de los webmasters o bloggers, los cuales deberían escribir enlaces con palabras que realmente expresaran el contenido del enlace en cuestión. Así mismo, nosotros deberíamos poner especial atención en hacerlo así cuando enlazáramos a otros, cumpliendo con la máxima de hacer con los otros lo que nos gustaría que los otros hicieran con nosotros. En cualquier caso, la forma más efectiva y por la que todos estos consejos suceden de forma espontánea, es conseguir enlaces de manera natural con calidad y variedad de contenidos. Os dejo, a modo de resumen este post en que se ofrece buena información sobre enlaces y que he elegido entre muchas como resumen de esta entrada.Capítulos anteriores:

SEO para principiantes (I). ¿Para qué el SEO?.

SEO para principiantes (II). El hombre y la máquina.

SEO para principiantes (III). Contenido orientado a las personas.

SEO para principiantes (IV). Algunos conceptos técnicos – 1ª Parte

SEO para principiantes (V). Algunos conceptos técnicos – 2ª Parte

comments