Se nos llena la boca al hablar de 2.0, community managers y demás.

Se nos llena la boca al hablar de 2.0, community managers y demás.

El «2.0» como concepto aislado ya existe. No es un término o expresión que haya tenido una etimología lógica, sin embargo hoy en día si preguntas a cualquier persona qué es el «2.0» todos tenemos algo que decir. Todos con un criterio formado entorno al término. Veamos algunas respuestas en Twitter:

@julianamorrich 2.0 es conversación web, escuchar, compartir… 🙂

@jorgeArevalo conversación: primero escucho, luego ofrezco
@pepejavier Compartir, interactividad, inmediatez…
@DiegoCerdan Interactividad y comunicación multidireccional.

@fabiang comunicación bidireccional y horizontal

@rodriguezruibal participación del usuario
@jsobejano Conversacion, conexion, red
@manuel3m5i  Comunicación bidireccional fluida y transparente
@hectormilla Compartir…
@marianvelasco Relacionarme y estar con la gente real en el mundo virtual
@soyvicvic compartir conocimientos,experiencias y aficiones.Saludos
@cmmarta comunicacion sin fronteras
@oalvareza Utilizar internet y las redes sociales para llegar al cliente. Interactivo, en vez de ser «cara a cara»
@xavialcaraz conversación entre personas a nivel online, participación, dar importancia vital al usuario entreteniéndolo con buen contenido
@smigueles pa mi el 2.0 es algo tipico español . (Explicación @smigueles con q el 2.0 es algo tipico español me refiero a q todos decimos que sabemos y conocemos y es muy fácil y luego al ponerse,  ostiazo)
Y alguna respuesta más en Facebook tras lanzar la pregunta en el grupo de Community Managers.

Lo que si me resulta curioso es descubrir que, si bien todas las opiniones van en la misma dirección,  existen dos vertientes:
  • Quienes enfocan el término 2.0 relacionándolo directamente con internet y la Web.
  • Quienes enfocan el término 2.0 a un nivel global sin distinguir lo que es online de lo que es offline.
Yo creo que, llegados a este punto, habría que hacer un pequeño «examen de conciencia» para ver de qué hablamos cuando hablamos de 2.0. Es verdad que el término 2.0 en toda su extensión nace en la web, pero siempre unido al otro término inseparable: «web». Es decir, en los inicios se habló de «Web 2.0» y así ha seguido siendo. En sus inicios, el término Web 2.0 fue acuñado para poder distinguir la evolución de la web, que había pasado de ser una «Web escaparate» a una «Web social», es decir, de emisora de un mensaje unidireccional a plataforma que acoge miles de mensajes multidireccionales. Así que, con el maldito afán a cuestas de relacionar Internet con informática, nada mejor que emplear nomenclaturas informáticas para denominar la evolución de una web a otra como si de un software al uso se tratara.

Lo que pasa es que, por pereza, o vaguería, o lo que sea, hemos tendido todos a hablar del 2.0 a secas, obviando el término web. Así que, si eliminamos «web» de nuestro lenguaje y dejamos sólo el «2.0» podemos hablar de relaciones 2.0 entre empresas y clientes, pero en todos los ámbitos y canales habidos y por haber. O sea, el 2.0 es comunicación, bidireccionalidad, horizontalidad, transparencia, conversación, interactividad…, entre empresas y usuarios, entre marcas y personas, tanto online como offline. Pero hay algo más:

@smigueles pa mi el 2.0 es algo tipico español . (Explicación @smigueles con q el 2.0 es algo tipico español me refiero a q todos decimos que sabemos y conocemos y es muy fácil y luego al ponerse,  ostiazo)

Me viene al pelo el tuit de Santiago Migueles, para recordaros que la gestión en Redes Sociales, o Community manager, o Social media manager, o como diablos queráis llamarlo, no es sólo una forma de hacer las cosas, sino que es, principalmente, una forma de ser. Y los que vamos por ahí (me incluyo) dando cursos de Social Media, debemos tener muy claro que no sólo debemos enseñar cómo hacer las cosas, sino también cómo ser (actitud) cuando estamos en el papel de gestionar la comunidad global de la marca a la que representamos.

O sea, que Community Manager es mucho más que vender tres perfiles y una ristra de enlaces mensuales al peso. ¿No os parece? Es así como lo veo, pero sería muy interesante leer otras opiniones que difieran de la mía en los comentarios de este post.

Haciendo frente a la mentira del 2.0 con «Social Brain»

La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica. (Aristóteles)

Pues lo dicho, he decidido hacer frente a la mentira del 2.0.

Cuando nació Internet fue para unos fines muy concretos, pero luego la cosa evolucionó y, a lo largo de los años, se convirtió en un mundo paralelo al que habíamos tenido hasta entonces. Y siguió creciendo… y, poco a poco, nos fuimos dando cuenta de que lo que hacía falta era poder opinar, expresarse, conversar y compartir . Que ya era hora de decir a las empresas que no queríamos adaptarnos a sus productos, sino que eran ellas las que tenían que adaptar sus productos a nosotros. Además vimos que podíamos expresarnos, hablar los unos con los otros y crear plataformas de conocimiento colectivo. Así nació el concepto 2.0. Y con el 2.0 se retomó la máxima que ha estado flotando en la humanidad desde hace miles de años (creo que fue también Aristóteles quien dijo que la inteligencia de uno siempre será inferior a la suma de la inteligencia de de todos – o algo así). O sea, lo que se llama Inteligencia Colectiva.

Así vuelve a estar de moda el concepto y todos nos volvemos locos y nos juntamos en Redes Sociales, y generamos contenido dentro de esas redes. En definitiva, estamos haciendo un enorme trabajo de inteligencia y conocimiento colectivos.

Todo esto me parece perfecto, pero luego llegan los de siempre y, gracias a ti, a mi, a él y a millones como nosotros, se lo llevan muerto. Está muy bien eso de la Inteligencia y conocimiento colectivos, pero la pasta para mi. Los de Facebook se forran a nuestra costa, lo mismo pasará con Twitter (cuando determine la forma de monetizar todo el tinglado), y lo mismo con otras redes generalistas o más verticales. Y no nos importa demasiado, la verdad, porque conseguimos notoriedad y lectores, aunque no toda la que nos estamos ganando realmente.

¡Ojo!, que yo tengo mi perfil en Twitter y estoy encantado, porque, aunque sea de forma «no económica», beneficio si que obtengo. Lo que ocurre es que también existen unos cuantos «gurús», que siempre son los mismos, que se agarran al tema de moda y le dan vueltas y más vueltas, diciendo todos lo mismo y copiándose los unos a los otros. Pero como tienen decenas de miles de suscriptores, son los que se llevan casi todo el pastel de la visibilidad y la influencia.

Así que en esto del 2.0, en esto de Internet, tenemos a los grandes que se llevan el dinero a costa de la inteligencia y el conocimiento colectivos, y a unos cuantos que se llevan el reconocimiento y los lectores, a costa, también, de la inteligencia y el conocimiento colectivos.

Pero como es de conocimiento colectivo y de inteligencia colectiva de lo que estamos hablando y estamos diciendo que la suma de todos es mucho más fuerte que cada una de las partes, hace tiempo pensé que era hora de hablar menos y actuar más. En estas estábamos cuando, por motivos que no tienen nada que ver con todo esto, contacté con una empresa de publicidad muy bien amueblada (me refiero a la organización y buen hacer), que me propuso algo que ahora os contaré y propondré yo a vosotros. El caso es que esta empresa ha invertido 2 años de trabajo llenos de horas y horas diarias en estudios de mercado, análisis, encuestas y demás, hasta dar con la clave de cómo conseguir dar un giro a esto del 2.0 y aplicar sus máximas de verdad. Además resulta que yo estoy subido a ese tren.

¿Por qué os cuento todo esto?. Paso a explicároslo con más detalle:

En breve vais a empezar a ver por los sitios de Internet más populares, el anuncio del nacimiento de una nueva red social muy diferente a todas las demás, no en el concepto – pues todo está inventado -, sino en la gestión y en el modelo económico. Se trata de una Red Social que será en si una gran plataforma, dividida en plataformas más pequeñas en función de diferentres sectores empresariales, con la presencia y la afiliación de empresas (pymes), así como otra plataforma independiente de bloggers. Esta última es la que corre de mi cuenta. Toda ella basada en la fuerza colectiva, pero de verdad y sin eufemismos.

LAS EMPRESAS   
 No quiero enrollarme demasiado con lo de las empresas, pero si os diré que la plataforma será una especie de centro comercial en Internet, y que estará en su conjunto asegurada con las cuotas que paguen las empresas y los ingresos por publicidad que se generen. Todo este dinero tedrá una aplicación transparente:

  •  Una parte a repartir entre todas las empresas asociadas.
  •  Otra para I+D+I
  •  Otra para mantenimiento de la plataforma e inversión en tecnología.
  •  Otra parte para financiar proyectos empresariales de nuevos emprendedores. 

O sea,  el beneficio económico que genere todo el esfuerzo, difusión y presencia de cada una de las empresas, repercutirá en las propias empresas que estén en la plataforma, y no en dos o tres personas que se lo lleven muerto. Inteligencia colectiva,  conocimiento colectivo y beneficio colectivo, elevados a la máxima expresión, sin asteriscos y sin letra pequeña.

LOS BLOGGERS (todo este sermón, para llegar aquí)

El acceso y registro de un blogger en la plataforma será totalmente gratuito, sin condiciones y sin letra pequeña. A cambio de nada, obtendrá:

  •  Blog gratuito en WordPress 3.0, manteniendo sus estadísticas, suscriptores e, incluso, la URL que tenga en estos momentos. La migración del blog actual al nuevo con todas las grantías también está incluida.
  •  Manejo, configuración personalizada y accesible con usuario y contraseña sólo por el blogger propietario del blog.
  •  Mantenimiento técnico gratuito del blog.
  •  Puesta a disposición (para el que lo quiera) de todos los plugins, actualizaciones y demás desarrollos de pago que vayan saliendo en WordPress, con informe periódico de las novedades que vayan surgiendo. Todo de forma gratuita.
  •  Participación económica de los ingresos publicitarios de la plataforma (porcentaje aún por determinar). Si, habéis leído bien.

Se trata de juntar todo el conocimiento, seguidores, suscriptores, etc… en un solo sitio que sirva para nuestro propio beneficio.

O sea,  el beneficio económico, de imagen, de lectores que genere todo el esfuerzo, difusión y presencia de cada una de los blogs, repercutirá en los propios bloggers que estén en la plataforma, y no en dos o tres personas que se lo lleven muerto. Inteligencia colectiva,  conocimiento colectivo y beneficio colectivo, elevados a la máxima expresión, sin asteriscos y sin letra pequeña.

Lo que busco es 50 bloggers que quieran ser los primeros en poner en marcha nuestra plataforma. 25 de los 50 estoy contactando con ellos yo, personalmente. Así que necesito otros 25 más. Debo decir que, una vez en marcha, tendrán cabida todos los blogs que quieran entrar, sin condiciones ni requisitos pero para estos primeros 25, con el ánimo de comenzar de forma potente, necesito que cumplan tres requisitos:
  1. Creer en el proyecto.
  2. Regularidad en la publicación de posts.
  3. Número de suscriptores por encima de 500.
El tercer requisito es neesario de inicio para poder arrancar el proyecto con fuerza.

Existe ya una Web informativa sobre esta nueva Red Social que tiene nombre: SOCIAL BRAIN

Como datos deciros que ya hay 27 empresas asociadas (de pago), entre las que se encuentran una editorial y una discográfica y 10 bloggers comprometidos. Se prevé (con datos y estudios rigurosos) que pocos meses después de su lanzamiento, alcance el millón de usuarios.

¿Os vibra el proyecto?. A mi mucho. ¿Queréis formar parte de la plataforma de bloggers?. Pues, adelante, hablad conmigo.

PROFESIONALES DE LAS REDES SOCIALES Y TRABAJAR CON PASIÓN.

PROFESIONALES DE LAS REDES SOCIALES Y TRABAJAR CON PASIÓN.

Podríamos dividir a las personas en tres tipos en función de su actitud frente al trabajo. Como los tres son totalamente comprensibles dependiendo de las circunstancias particulares de cada persona no entraré a valorar las razones que pudiera tener cualquiera para estar en un grupo o en otro, pero si vamos a verlos:

1- Los que realizan su trabajo sin gustarles lo que hacen. Son personas sin motivación que trabajan exclusivamente por dinero y sin ningún ánimo de aprender algo nuevo que estimule su labor diaria. Suele ocurrir con personas a los que se les atribuye funciones porque no se sabe a quién asignárselas 8pasa mucho en el ámbito de las Redes Sociales. Y así nos luce el pelo.

2- Los que, aún sin gustarles su trabajo, lo realizan de forma pulcra y con efectividad. Son personas con un alto grado de responsabilidad, fuerza de voluntad y respeto, a los que no les importará cambiar de trabajo en cualquier momento, pues no tienen ningún lazo (sentimental) con lo que hacen.

3- Los que trabajan con pasión y disfrutan haciendo lo que hacen. Aún teniendo un sentimiento de responsabilidad, ese no es el factor más importante. Lo importante es que lo que hacen les llena y cada vez lo hacen mejor.

Por supuesto podría haber subdivisiones, pero creo que en alguno de estos 3 grupos nos encontramos todos.

Lo que vamos a hacer ahora es llevar estas 3 actitudes laborales al ámbito del Marketing Online y, más concretamente, las Redes Sociales:

Está claro que para trabajar desarrollando estrategias en Redes Sociales hace falta un nivel de alerta máxima para gestionar la reputación online y para poder detectar oportunidades que pueden surgir en cualquier momento de las 24 horas que tiene el día.

Teniendo claro lo anterior, es indudable que aquellas personas que, trabajando en este entorno, se encuentren en el primer grupo, no conseguirán sus objetivos, se cansarán y no llegarán a nada.

Los que se encuentren en el segundo grupo trabajarán bien, con un nivel teórico bastante avanzado y con resultados. Si no esperados, si lo suficientemente satisfactorios como para poder salir airosos.

Los del tercer grupo llegarán, por regla general, con más facilidad que los anteriores a los objetios marcados.

Por lo tanto, y dadas las circunstancias, eliminamos a los del grupo 1 y ya no son candidatos a triunfar en Redes Sociales. Quedémonos con los grupos 2 y 3 como grupo de personas válidas y que ofrecen suficientes garantías para lograr los objetivos marcados en una estrategia de marketing en Redes Sociales. Y ahora viene la pregunta:

¿En qué grupo te gustaría estar?

Creo que la respuesta depende de algunos factores. Si lo miramos desde el punto de vista del cariño que se puede sentir por tus cuentas de Twitter, tus páginas de Facebook… ¡¡tus blogs!!…, la respuesta no es sencilla.

Si trabajas con pasión en Redes Sociales, todo lo que vas creando empieza a ser una parte de ti mismo que vas dejando por el máximo de rincones de Internet. Es tal el apego (laboral) que puedes llegar a sentir por todo ello que la idea de abandonarlo o que sea otro el que coja los mandos de algo que tu has creado te puede generar una sensación de vacío de la que puede que te cueste salir.

Si de pronto surge una oportunidad en tu vida y tienes que elegir entre emprender una nueva aventura y dejar atrás todo lo que has ido creando en los últimos meses, o años… o seguir como estabas, que, al fin y al cabo, no estás mal. es ese preciso instante, ¿en qué grupo preferirías estar?. ¿en el 2 ó en el 3?

Si estás en el 2 no te imprtará mucho, pues como mercenario 2.0 que eres, podrás seguir con la misma efectividad trabajando en otro sitio. Si estás en el 3 sufrirás, pero con la convicción de que triunfarás estés donde estés.

¡Vaya tela!. En fin, yo lo tengo claro… ¿Y vosotros?

la imagen la he sacado de este blog

Los 6 tipos de «casa» de las marcas en la web 2.0

Los 6 tipos de «casa» de las marcas en la web 2.0

Partimos de una situación en la que creo que todos creemos y sobre la que creo que todos estamos de acuerdo… O casi todos… Se trata de dejar muy claro que para que una marca tenga una continuidad y una evolución en Internet, necesita tener una casa virtual en la que recibir a sus invitados. Claro, si hablamos de casa virtual nos referinmos efectivamente a un sitio web. Un sitio web propio que se debe ordenar, limpiar y tener dispuesto para poder agradar a todos los invitados que se nos presenten.

Lo que pasa es que hay muchos tipos de casas. Incluso hay marcas que no la tienen aún y van vagando por ahí sin un lugar en el que descansar. Vamos a verlo:

Los homeless del 2.0

El término en inglés queda como más diplomático, pero bien podríamos haber empleado «clochards» o, simplemente, vagabundos. Se trata de marcas que no han visto claro que haya que invertir en una «vivienda» para estar decentemente ubicados en la Web 2.0. Piensan que con crearse perfiles en Twitter, Facebook, Linkedin, Xing y demás bares del actual Internet es suficiente. Lo que descubren después es que se han pasado horas, días, meses… deambulando por ahí sin tener un lugar fijo y propio en el que crear su comunidad de visitantes, ocasionales o habituales. Algo sacan, si, pero han perdido mucho tiempo para conseguir tan sólo «unas monedas». El cliente, entonces, no tiene dónde ir si quiere algo.

Chabolas 2.0

Con una pequeña inversión el amigo de turno (con conocimientos muy justitos) monta un sitio para la marca y desaparece sin garantizar un mantenimiento, unas actualizaciones. Claro, por ese precio ¿qué quieres?. Sólo puedo utilizar materiales de baja calidad y nada más. Si quieres darle una mano de pintura de forma regular, entonces hablamos de otra cosa. Al menos hay un techo donde cobijarse tras esos grandilocuentes paseos por los Twitter, Facebook, linkedin, etc. En la calle damos una imagen, pero luego en nuestra casa la imagen puede desmorronarse, porque nuestro cliente no se encuentra a gusto en nuestra chabola sin calefacción y con goteras.

Casa de Alquiler 2.0

En este caso está claro que la cosa / casa mejora. Podemos encontrarnos con varias posibilidades en la amplia gama que va desde los alquileres de rentas bajas, hasta los alquileres de rentas altas. Si, por regla general, habrá diferencias entre unas y otras, pero todas ellas tienen un denominador común: Tú, como marca, eres inquilino y no tienes la libertad de para hacer obras a tu antojo. Si quieres introducir mejoras, añadir dependencias, o, simplemente, dar una manita de pintura, necesitas el permiso del propietario. Me estoy refiriendo, por supuesto, a sitios web hechos con código privado y cerrado en los que si quieres hacer reforma tienes que pasar por caja (o por el Banco de España, según sea ).
También incluímos aquí blogs con desarrollo limitado tipo Blogger (si, este es uno de esos, pero yo no soy una marca), o los de WordPress.com. Si, tenemos casa, y puede que sea muy bonita, pero como nos cuesta mucho poder dar rienda suelta a la creatividad, la tenemos siempre igual. Así que nuestros clientes / invitados, entran las primeras veces, pero, a la larga, terminan aburriéndose de ver siempre lo mismo.

Piso céntrico 2.0 en propiedad

Aquí ya estamos hablando de otra cosa. Tenemos algo nuestro, que podemos hacer y deshacer a nuestro antojo. Podemos contratar a una «empresa de reformas» y, si no nos gusta, buscamos otra, porque todas hablan el mismo idioma y nuestra casa está construída en ese idioma. Son sitios con código abierto y universal. si tenemos este sitio, podremosir ambientándolo según haga falta y haciendo las reformas que nos apetezca, sin tener que pedir nada a nadie. En este tipo de «casas» incluiríamos blogs hechos, por ejemplo con WordPress.org  El concepto de «céntrico» lo destaco por la cantidad de tráfico que pasa por allí. Al estar céntricos, están muy bien situados, muy bien posicionados en los buscadores. Son «casas» versátiles que hacen que nuestros clientes tengan una predisposición a volver y a interactuar. Si seguimos haciendo crecer esta casa, podemos llegar a tener un …

Chalets 2.0 en propiedad

El concepto es como el de los pisos céntricos. Destacan mucho más que los pisos porque son mucho más vistosos, con muchas «habitaciones» y su apariencia estética es muy a tener en cuenta. El problema es que cuestan bastante dinero, pero se encuentran en los extrarradios de las palabras clave. No están posicionados y son grandes espacios que no consiguen llenar de clientes. El problema es el material vistoso y si, de primera calidad, pero poco atractivo para los buscadores. Cuando llegan los clientes les gusta, pero también les resulta difícil saber a qué habitación dirigirse para leer un rato.

Palacetes 2.0

Son el no va a más de la estética, la armonía y el buen gusto para el sentido de la vista. En este caso, una de dos: o las marcas que los adquirieron tienen el carisma y las visitas aseguradas por ser quienes son, o se han gastado una pasta indecente pensando que así impresionarán a los clientes. Nada más lejos de la realidad, pues, el ser enrevesado y sofisticado no quiere decir que sea usable y cómodo para algo más que para la vista. El cliente llegará, se moverá, se quedará obnubilado y, después, se perderá y se marchará por donde ha venido.

Y así es como lo veo. Yo lo tengo bastante claro, pues para mi lo mejor sería tener un chalet 2.0, pero céntrico. Es difícil, pero se puede. No obstante, la mejor opción calidad / usabilidad / precio es el piso céntrico 2.0.

¿Cómo lo veis vosotros?

La imagen la he cogido del blog «Cambio social ya»

El primer #zerofollowers de la era moderna.

El primer #zerofollowers de la era moderna.

Ayer se hizo realidad una pesadilla que muchos, muchos habrán tenido, sin duda. Ayer, en un momento dado de la tarde todas las cuentas de Twitter aparecieron con «0 Folowers y 0 Following«. Estoy más que seguro de que algunos habrían echado mano de un desfibrilador, de haberlo tenido cerca.

He de reconocer que, en un primer momento, yo me asusté y una cierta nebulosa cubría mi mente. Pero, afortunadamente, fueron nada más que unas décimas de segundo; el tiempo que tardó mi vista en leer los primeros tuits.

Ayer, se reafirmó el Ego en su más alto grado. Todos nos echábamos las manos a la cabeza y se nos tambaleaba nuestro presente 2.0 con tan sólo imaginar que esto pudiera haber sucedido de verdad… ¡Perder todos los followers de un plumazo!. ¡Con lo que mola presumir de los miles de seguidores que uno tiene aquí o allí!. Pero, ¿y los followings?

Ayer, tras el breve susto inicial, llegó un buen rato de relajación y de bromas continuadas, muchas de ellas muy ocurrentes. La verdad es que lo pasamos bien. Pero  a lo que realmente dábamos importancia y sobre lo que versaban todos los tuits era sobre el 0 Followers. De hecho, hubo etiqueta «oficial» ( #zerofollowers ) .

Después, en un pequeño rato ascético que suelo tener todos los días y que coincide con el atasco de camino hacia mi casa, me puse a pensar que, realmente, la pérdida de todos los followers sería algo bastante duro, porque, ¡oye!, cuesta – y mucho – crearte esa pequeña o gran comunidad. Pero también me dio por pensar que sería muy duro entrar en Twitter y tener 0 Following.

¡Ninguno nos alarmamos ayer porque nos hubieran desaparecido todas las personas a las que seguimos!. Un Twitter sin followers, efectivamente sería un tanto descorazonador, pero un Twitter sin following:

Nos privaría de ese consumo constante de información que tenemos cada día ; acabaría por aburrirnos, a no ser que nos creamos los reyes del mambo y que nuestros tuits son lo más; sería un auténtico petardo.

Llegados a este punto yo me pregunto:

¿Realmente qué importa más en Twitter, los followers o los followings?. ¿Alguien contesta sinceramente?.

¡Ah!, y no vale desmarcarse diciendo que ambos. Si, ambos son importantes, pero ¿cuál importa más?.

¡Venga, mójate!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies