Inseparables

«Nos conocimos en la fábrica y, justo en el momento en que coincidimos supimos ambos que estaríamos siempre juntos. Al menos hasta que el destino nos lo permitiera. Nuestra vida tampoco ha sido una vida ejemplar, ni una existencia que nos haya permitido crecer; más bien hemos estado mucho más cerca del suelo que del cielo. Nos han pisoteado, mojado, herido y cosido. Pero siempre hemos permanecido juntos… 

…Hasta que el otro día ocurrió la fatalidad, lo que suele pasar a los que pertenecemos a esta clase, a los que somos de esta condición. Al igual que otras veces, me vi envuelto en una multitud, dando vueltas y más vueltas. Y a cada vuelta volvíamos a encontrarnos. Un brazo me golpea, luego una pierna, pero resurjo con gran esfuerzo por mi parte. Y otra vuelta más; y otra vez que aparece y desaparece sin dejar rastro. Pero yo se que está ahí. Entramos los dos juntos y, como tantas otras veces, saldremos los dos juntos…

…Ya ha terminado el suplicio, ya salgo…. ¡No está!. ¡Al final ha ocurrido!. He salido yo solo, entramos dos y salgo yo solo. ¡Tanto trabajo, tantas horas y sacrificios echados a perder!. Es así, no hay solución, y ahora ya sólo me queda estar relegado a un espacio perdido en el que nunca nadie más tendrá la necesidad de mirar. 

Es lo que tiene ser un par de calcetines a los que alguien mete en la lavadora sin ningún cuidado, sin comprender que perdemos toda nuestra razón de ser cuando estamos el uno sin el otro.»

Bueno, espero que me permitáis esta pequeña metáfora que se me ha ocurrido al volver de nuevo a vivir que, en el mundo hotelero sin la otra parte, la complementaria, el contacto cara a cara con el cliente, sin red, sin una conexión artificial que sirva de parapeto, no sirve de nada el sacrificio y el esfuerzo online. Y más aún si siempre hay alguien que se empeña en no poner atención cuando tiene que coger los dos mundos para meterlos en la lavadora empresarial.
Días extraños que tiene uno.

Lo importante es un cliente satisfecho

Parece que La Mesa del Turismo denuncia que relegar el castellano daña la imagen del sector. Y no queda claro si lo que quieren es evitar no se entierre el castellano – cosa que dudo que sea necesario – o imponer el castellano en el sector.

Mientras lo aclaran, yo digo:

En chino: 重要的是客戶滿意

En árabe: المهم هو العميل بالارتياح

En alemán: Wichtig ist, den Kunden zufrieden

En griego: Το σημαντικό είναι ο πελάτης ικανοποιημένος

En búlgaro: В важното е клиентът доволни

En noruego: Det vigtige er kunden tilfreds

En francés: L’important est le client satisfait

En sueco: Det viktiga är kunden nöjd

En japonés: 重要なのは、顧客満足

En portugués: O importante é o cliente satisfeito

En polaco: Ważną rzeczą jest zadowolony klient

En inglés: The important thing is the customer satisfied

En italiano: La cosa importante è il cliente soddisfatto

En rumano: The important lucru este mulţumit de client

En ruso: Главное, клиент удовлетворен

En gallego: O importante é un cliente satisfeito

En catalán: L’important és un client satisfet

En castellano: Lo importante es un cliente satisfecho

Y cre que con esto queda representada la población de la Península Ibérica, por si lguno tiene algún problema de entendimiento lingüístico.

Actualización:
Tras recomendación de Gildo, lo pongo también

En indonesio: Yang penting, langanan senang

En euskera: Garrantzitsua, bezero gogobete bat da.
(gracias, Arantxa)

Agradecimientos a Google Traductor.

(Nota: No he conseguido traducirlo al euskera. Por favor, agradecería que alguien me lo escribiera, para añadirlo a la lista. )

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies