Qué es Blockchain explicado para principiantes como yo

Qué es Blockchain explicado para principiantes como yo

Fue en el año 2009 cuando Satoshi Nakamoto lanzó al mundo el Bitcoin y la tecnología que lo soporta. Nadie sabe a ciencia cierta quién es Satoshi Nakamoto, pues nunca se ha dado a conocer su identidad, pero lo que sí es cierto es que su sistema ha tenido éxito y su desarrollo y crecimiento empiezan a ser imparables.

Detrás del Bitcoin, la moneda virtual, está la tecnología que hace posible su éxito y supervivencia: la tecnología Blockchain. Es de esta tecnología de la que vamos a hablar, pues resulta que no sólo es válida para la dichosa moneda, sino que su ámbito de aplicación y aprovechamiento es enorme en diferentes sectores industriales y empresariales entre los que, como no, puede llegar a ocupar un lugar privilegiado nuestro sector turístico.

BlockchainHay muchos sitios en los que se puede encontrar una definición de Blockchain. En este caso hemos elaborado una definición propia en un intento de clarificar el concepto e intentar que los inexpertos como yo podamos comprenderlo:

Blockchain es una inmensa base de datos que no necesita de ningún ordenador central, ni intermediario alguno para decidir la validez o no de esos datos. Existe una copia de esa base de datos en miles de ordenadores distribuidos de forma descentralizada y gestionados por personas muy diferentes, que no se conocen entre sí. Para validar los datos es necesaria la intervención de gran parte de estas personas, que lo hacen desde su propio ordenador personal con tan sólo pulsar un botón. Estas personas son los denominados «mineros» y cualquiera de nosotros puede ser uno de ellos tan sólo instalando un ejecutable en nuestro propio PC.

Para enterarte de qué es #Blockchain y #Bitcoin. Clic para tuitear

Vamos por partes…

  1. Utilizando el ejemplo de la moneda, supongamos que cuando se crearon los primeros Bitcoins, la persona que los tenía los repartió entre tres amigos.
  2. Registró las tres transacciones en la base de datos del sistema y de esta forma creó un bloque.
  3. La aparición de este bloque hizo que el sistema generase un clave (llamada hash), única y que identifica al bloque.
  4. Esos bitcoins fueron pasando de unas manos a otras y cada transacción se fue registrando y generando bloques de forma cronológica.
  5. Cada nuevo bloque tenía 2 hashes (claves) una era la misma que la del bloque anterior y la otra la que identificaba el nuevo bloque. Así, cada bloque (con sus transacciones grabadas) se une al anterior con su clave correspondiente..
  6. Lo más importante es generar la nueva clave de cada nuevo bloque. La clave se genera cuando los «mineros» (personas de carne y hueso como tú y yo, con sus ordenadores personales) pulsan el botón correspondiente en el programita que se han instalado.
  7. Es muy muy complicado encontrar la clave correcta, pues el ordenador tiene que procesar millones de combinaciones en el menor tiempo posible. Pero siempre hay quien la encuentra, sobre todo si se ha unido a un grupo de mineros que trabajan todos a las vez. Este grupo se denomina Pool de minería. La capacidad de procesamiento de los ordenadores del grupo es mucho mayor que la de un ordenador de forma individual.
  8. Lo anterior lo hacen miles de mineros a la vez y, una vez creado el bloque, con su clave, la nueva cadena completa se copia en los miles de ordenadores que componen el sistema.
  9. Al no estar centralizado, es imposible de hackear o de intentar cometer un fraude, porque habría que hacerlo en esos miles de ordenadores de forma simultánea. Recordemos que los ordenadores no están conectados entre si, es un sistema descentralizado.

La pregunta que todos nos hacemos es obvia… ¿por qué hay gente que dedica su tiempo a validar cada bloque e intentar encontrar la clave (hash) adecuada? Muy fácil, porque el sistema incorpora un plan de incentivos de forma que cuando el ordenador de un minero encuentra la combinación de números y letras adecuada, recibe la nada despreciable cantidad de 12 BTC, lo que equivale, en este momento, a unos 10.000€. Es una competición en la que el ordenador (o grupo de ordenadores) más rápido, gana y se lleva el premio.Cuando ese o esos mineros dan con la clave correcta, el nuevo bloque se une a la cadena y se envía una copia a todos los ordenadores de la red. La red debe estar compuesta ahora mismo por unos 200.000 ordenadores, todos con una copia exacta de toda la cadena. Una vez más nos hacemos a la idea de la imposibilidad de alterar o adulterar la información contenida en la cadena.

Aquí tenéis una explicación gráfica bastante clara de todo esto:

Toda la secuencia anterior se produce cada 10 minutos y así viene haciéndose las 24 horas del día desde el año 2009.

Una de las conclusiones más importantes es que se elimina la participación de cualquier intermediario. Cualquier transacción puede hacerse de un particular a otro, sin que nadie medie y evitando el pago de comisiones y estudios.

Pero toda esta revolución ha ido más allá aún, pues ha dejado de ser exclusivo para la moneda virtual (Bitcoin) y se ha extendido a otros campos gracias a la idea brillante de los contratos inteligentes (Smart contracts). Ahora también, de la misma forma que funcionan las transacciones, podemos registrar contratos con órdenes programadas, de tal forma que una de las partes tiene que hacer algo y la otra le envía una contraprestación por hacer ese algo. Todo esto de forma automática y también sin intermediarios (notarios, registros, testigos,…)

Para entendernos, lo explica muy bien Diego Gutiérrez Zaldívar en este otro vídeo en el que plantea la hipótesis de comprar entre varias personas un coche autónomo y convertirlo en taxi, con una billetera de bitcoins. Cuando se sube un pasajero, automáticamente empieza a transferir dinero por segundo de trayecto (porciones de bitcoins), desde el monedero de bitcoins del pasajero a la cuenta del coche. Cuando el pasajero se baja, las transferencias se detienen.Después, el coche detecta que se queda sin gasolina, por lo que va a una gasolinera y reposta. Como pago, más transferencia de moneda virtual a la cuenta de la gasolinera desde su propio monedero. Y por último, cada día, el sistema transfiere los beneficios del taxi a cada uno de los que lo pusieron en marcha. A su vez, este sistema envía un informe a los gestores para calcular los impuestos correspondientes. ¡Flipante! ¿Cuantas personas intervienen en todo este proceso? ¡Una persona! El pasajero. El resto se hace de forma automática y sin intermediarios.

El vídeo…

Ahora pensemos en qué aplicaciones puede tener este sistema. En qué sectores… Industria musical, turismo, registro de patentes, sistemas electorales, contratos de seguros, programas de fidelización hotelera, acceso de los países subdesarrollados al sistema financiero,… Las posibilidades son infinitas.

Mi visión sobre Mindproject: Un proyecto que dará que hablar

Mi visión sobre Mindproject: Un proyecto que dará que hablar


Hace poco leí lo siguiente: “Hay cinco ranas en una rama y, de pronto, una decide saltar. ¿Cuántas ranas quedan?… la respuesta es que siguen quedando cinco, pues una cosa es decidir y otra realizar la acción.” Yoriento en Utoi
La cita anterior me ha venido a la cabeza tras ver el inicio de Mindproject en la Red. Lo que ocurre es que en este caso, si Mindproject hubiera sido la rana, entonces quedarían cuatro, porque el equipo de Mindproject si ha pasado a la acción. Y pasan a la acción en cuanto a lo siguiente, según mi particular visión: Reinvención de los modelos de gestión y explotación turística, centrándolos en la innovación y el talento colaborativo. Con una clara visión de futuro y poniendo especial atención a la sostenibilidad y la responsabilidad social. Como lo que busca esta nueva empresa es un enfoque cualitativo y experiencial enfocado al cliente final, basará sus acciones en buscar la forma de que sus clientes (empresas) se adapten a este nuevo entorno, lejos ya de ver la empresa turística tal y como se veía hasta hace muy poco tiempo, como un centro de coste en el que lo primero era el producto. Para ello abogarán por una cultura de Innovación, buscando generar capacidades y habilidades en Marketing, Distribución y tecnología. Pero para más detalle, os recomiendo que echéis un vistazo a su estrategia y a su decálogo. Algo que me gusta de su filosofía es lo presente que tiene en todo momento la gestión del cambio, como algo esencial para poder abordar todo este valiente y ambicioso proyecto y ponerlo al servicio de sus clientes, mediante formación exclusiva en forma de talleres, coaching, formación “in house”,… Por último, y por si el cliente no tiene o no quiere tener infraestructura para según qué áreas, ofrecen también la posibilidad de la externalización de las mismas. A destacar, también su biblioteca de conocimientos y su sección de eventos. En definitiva veo un concepto nuevo de consultoría, necesario, y con una Web necesaria también al más puro estilo 2.0, tal y como se ve en su estructura, su usabilidad y las posibilidades de compartir sus contenidos en las principales redes sociales. Si consiguen todo lo que ofrecen (cosa que veo más que factible teniendo en cuenta el equipo de personas que lo forman), serán un referente en el sector a nivel europeo, si no mundial. ¡Mucha suerte, y al ataque!.

Hoobing, un nuevo concepto en reservas de hoteles

Hoobing, un nuevo concepto en reservas de hoteles

Ayer salió a la luz un nuevo sitio relacionado con las reservas de hoteles que dispone de unos cuantos elementos diferenciadores.

Se llama Hoobing.com y representa una nueva visión en la que se mezclan todos los elementos a los que el usuario 2.0 está acostumbrado.

Es, a un tiempo, buscador de hoteles, buscador de blogs y red social. Para explicarlo mejor:

Un sitio muy recomendable para buscar hoteles y hacer la reserva directamente en la Web del hotel correspondiente, lo cual supone una ventaja considerable para el Hotel , pues evita la intermediación, a la vez que gana visibilidad y posicionamiento y para el cliente, que puede reservar directamente en el hotel, consiguiendo, seguro , la tarifa más barata.

Pero no queda ahí todo, pues los ususarios pueden, además de encontrar el hotel adecuado a sus necesidades, buscar blogs en los que encontrar consejos y referencias, como también registrar su propio blog de viajes y/o turismo.

Por último cumple con los requisitos de comunidad social en el sentido en el que los usuarios registrados (Hoobbers) pueden generar contenido, compartir experiencias y establecer contactos.

Existe un sistema de valoración de los hoteles, fundamentado en la prueba de la estancia en el hotel por parte de la persona que realiza la valoración, así como valoración de los blogs registrados.

En definitiva, la gran novedad consiste en tener las tres funcionalidades descritas integradas en una misma Web, en un entorno internacional, para lo que dispone de versión en español y versión en inglés.

Yo ya me he registrado e intuyo que cumplirá las espectativas. Os animo a que os deis una vuelta por allí.

Innovación. ¿Realidad o Snobismo empresarial?

En el siglo XVI Gabriel Fallopio diseñó una vaina hecha de tripa de animal y lino, destinado a prevenir enfermedades de transmisión sexual como la sífilis o la gonorrea y que, ayudado por un lazo rosa, se colocaba justamente en donde estáis pensando. Un siglo después, el Conde de Condom, médico personal del rey Carlos II de Inglaterra, perfeccionó la idea de Fallopio, utilizando como materia prima el intestino de cordero estirado, que lubricó con aceite.

Ya en 1943, Goodyear y Hankock, con la vulcanización del caucho, desarrollaron aún más el artilugio utilizando el caucho vulcanizado. Hasta 1930, año en el que la materia prima fue reemplazada por el látex.

Valga este ejemplo para preguntarme ¿se puede llamar innovación – así, a secas – a cada una de esas transformaciones del producto final? Y no digamos nada si tenemos en cuenta que el tal Goodyear descubrió la vulcanización por casualidad, al parecer.

Y ¿por qué me pregunto esto?: Vía Business time blog (Dioni Nespral) entro en el blog marca propia (Andrés Pérez Ortega), y encuentro algo, que me hace dudar acerca de qué es eso de “innovación”.

Os voy a decir una cosa, no tengo claro si esto de la innovación es una actitud, una posibilidad, una idea, o qué; incluso he llegado a plantearme si se trata de un “snobismo empresarial”.

Podríamos encontrar decenas de miles de definiciones del término “Innovación” en la Web. Me gustan estas tres:

– Innovación, desde el punto de vista de una red, es cualquier cambio cuyas consecuencias se proyectan en el tiempo facilitando la interacción entre los nodos innovadores o la agregación de otros nuevos, modificando o no la topología existente.
(David De Ugarte).

– Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.Albert Einstein
(Somosblog).

– la innovación es una actitud y que combinada con mucha creatividad y esfuerzo, puede dar unos resultados espectaculares.
(Toni Mascaró).

El problema es que tampoco se concreta en ninguna de las tres. El concepto sigue resultando ambiguo.

Luego veo que Albert Barra también habla de Innovación al anunciar un premio referido a este concepto. Y poco después, me encuentro con que Isaac Vidal también se lanza a hablar del concepto, esta vez relacionándolo con el turismo.

En fin, la palabra me persigue (¿será algo síquico?), y me resisto a ser abducido por ella.

Creo que el concepto de innovación, primero, se confunde con renovación o reforma, o cambio de fachada. Segundo, lo que la humanidad en su larga historia ha entendido por innovación, ha ido cambiando con el paso del tiempo. Hasta hoy; en esta época que nos ha tocado vivir y pensar, entendemos la innovación como algo que está estrechamente unido a la tecnología, la cual mejora un producto concreto que hace de representante de una idea que ya existía desde el principio de los tiempos. Llamamos innovar a dotar de nuevas utilidades a elementos que ya formaban parte de nuestra vida desde hace mucho.

En el mundo hotelero parece que el hecho sería alcanzar un mérito emocional. Reorganizar una idea antigua de tal forma que consigas hacer creer a tus clientes que son diferentes.

Toda esta retaila es un conjunto de pensamientos lanzados al vuelo, tras los cuales sigue sin quedarme claro el concepto. Ni siquiera me queda claro que exista como tal ese concepto, que – eso si – viste mucho en cualquier conferencia, foro o reunión. Así que os lanzo dos preguntas:

¿Existe la innovación?.

Si existe ¿Qué es innovación? ¿Una moda, una meta, una actitud,…?

Rafa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies