Empresa turística y Web semántica

Empresa turística y Web semántica

Desde hace tiempo hago alguna que otra incursión en el 3.0 (si, habéis leído bien), aunque bastante leve y sin profundizar demasiado, de momento. Si no teníamos suficiente con el 2.0 y si aún nos cuesta explicar y hacer entender a la mayoría lo que el 2.0 supone, ahora vamos más allá y hacemos una primera aproximación seria al siguiente estado de la Web, que es el 3.0 o la Web Semántica.

Tengo varias ideas agolpadas en mi cabeza que podría expresar aquí sin mucha dificultad, pero me he encontrado con un post (en inglés) que habla sobre ello, y que resulta ser un buen resumen de todas esas ideas que os digo. Por ello lo que voy a hacer, en un alarde de vaguería es traducir ese post (aunque no literalmente, y añadiendo algo de mi cosecha propia, para que no se diga).

El original podéis encontrarlo en

Travel and Web 3.0 – what does this mean?
By Stephen Budd

¿Qué significa estar en el 2.0 y/o en el 3.0?

¿Significa tener un montón de empleados que actúen como bloggers sólo para que parezcamos más inteligentes y más cool, a pesar de no aportar nada al resto? ¿O realmente significa algo que tendrá un impacto en la manera en que gestionamos las empresas?

Cada cual podrá elegir una opción u otra según sus circunstancias o sus creencias o su resistencia o no al cambio. De momento y hasta lo que llevamos vivido, hay una mezcla de ambas cosas, aunque, a mi etender, la que prima y debe ser tomada en consideración es la segunda.

Lo primero que debemos hacer es comprender bien lo que encierra el concepto Web Semántica. Como inicio, y como es habitual, acudimos a la Wikipedia, aunque en este caso creo que no nos es de mucha ayuda. Así que lo que haremos es poner un ejemplo simple enfocado al turismo ya que está tomado de otro post del blog Tourism Tide (que no puedo enlazar porque da un error):

La Web Semántica es una parte fundamental del 3.0 . Se trata de un desarrollo que permitiría a sitios web poder entender la relación entre las cosas.

De momento, los sitios web funcionan un poco como una enciclopedia. Por ejemplo, podríamos encontrar las entradas en sitios separados con la siguiente información:

* La Rioja está en España
* Logroño está en La Rioja y le atraviesa el Ebro
* En logroño hay un Museo del Vino

Como humanos, comprendemos que hay algo que une estas afirmaiones, pero un ordenador no lo comprende por si mismo. Por lo tanto, el objetivo de la web semántica es dotar a Internet de una nueva función «intuitiva» para que comprenda que estos tres estados están relacionados entre si. Así de simple.

Y, Entonces, ¿qué?

Por ahora. este desarrollo tiene el potencial de hacer que Internet mezcle conceptos de una forma mucho más eficiente de lo que lo hace en la actualidad.

Por lo tanto, podría utilizarse, por ejemplo, para desarrollar los sitios que están en condiciones de ofrecer mejores paquetes de viaje sobre la base de la pregunta,

«Yo vivo en Madrid pero quiero ver al F.C. Barcelona jugar en casa, en octubre, quedándome en un hotel que no sea caro con fácil acceso al transporte público. ¿Cuáles son mis mejores opciones y cuando es el mejor momento para que me vaya?»

Esto no es una pregunta imposible de responder por el momento, pero es probable que necesites ir al menos a 3 sitios o incluso más para comenzar a obtener una respuesta. La web semántica hará que esta pregunta sea mucho más fácil de responder. Tomará todos los elementos separados de la cuestión (F.C. Barcelona, vuelo, alojamiento barato, etc) y elaborará una única y exhaustiva respuesta, que nos dará la solución a lo que estamos buscando.

Para la empresa turística esto significa un paso adelante para…

…hacer lo mismo que estamos haciendo, pero mucho mejor.

El usuario querrá más en menos tiempo y con menos esfuerzo. Esto tiene implicaciones para todo lo relacionado con los procesos de reserva y la naturaleza de los abandonos en nuestro sitio Web.

Y, en este contexto está el servicio a los clientes que exigen que quieren más eficiencia en el acceso a la información de la que actualmente reciben. En otras palabras, si todavía existen quebraderos de cabeza implicados en el logro de sus datos, los clientes estarán menos inclinados a proseguir su camino hasta la reserva cuando existan alternativas más cómodas.

Otra implicación es que los sitios tendrán que ser «etiquetados» de manera efectiva y enfocada a otros sitios, y, más importante aún, que los clientes lo entiendan. Tal vez estemos pasando de «optimización del motor de búsqueda» a simple «búsqueda de la optimización».

Pero el futuro es aún confuso por lo que debemos concluir preguntando,

¿Qué crees que supondrá 3,0 y qué ventajes que ofrecerá en el mundo de los viajes?.

Rectificar y comprender el 2.0. Yotedoymas.com

Rectificar y comprender el 2.0. Yotedoymas.com

Durante la pasada semana se generó un intenso e interesante debate en la Comunidad Hosteltur a cuenta de un video “promocional” elaborado por un grupo de agencias de las denominadas “tradicionales”, es decir, de las que desarrollan su estrategia en el mundo off-line. En el video se presentaban dos opciones para un mismo hecho turístico: reservar un viaje con todo lo que eso conlleva. Como idea estaba muy bien planteada de fondo, pero la presentación en si adolecía de un error fundamental que era poner en tela de juicio la figura del prosumidor, que, como sabemos de sobra, es el nuevo consumidor que actúa en la red y utiliza todos los medios a su alcance para el consumo de productos y servicios sin un contacto personal con los distribuidores de los mismos. El video, según uno de sus “padres” intentaba resaltar que era mucho más beneficioso para el cliente el contar con el servicio personalizado de una agencia de viajes tradicional, off-line, física, o como queramos llamarla, que utilizar para su reserva a cualquiera de las agencias on-line que operan en Internet. Tenéis cumplida y completa información sobre el asunto en el último artículo que ha escrito Juan Sobejano en la revista Hosteltur. En mi opinión el video en cuestión no ofrecía la idea que, al parecer, pretendía, pues en lugar de establecer las diferencias entre agencias on-line y agencias off-line a favor de éstas, se centraba demasiado en la figura del prosumidor como si éste fuera un producto empresarial, en lugar de un nuevo y evolucionado concepto de consumo, que es lo que realmente es. Pues bien, la acción promocional ha dado un giro y parece ser que la plataforma www.yotedoymas.com, que es en la que estaba alojado el video, ha retirado el mismo y ha decidido enfocarlo, muy acertadamente, a una auténtica acción 2.0. Este giro se ve materializado en una nota que aparece en el lugar en el que antes estaba el video y que dice lo siguiente:

«Esta Web ha suscitado un gran debate con todo tipo de opiniones, todas ellas respetables, entre agencias de viajes tradicionales, on-line, consumidores y prosumidores, sobre el futuro de las agencias de viajes tradicionales. ¿Cual debe ser su papel en una economía en la que el prosumo adquiere cada día una mayor posición? ¿Queda espacio para ellas fuera de Internet?

Nos gustaría poder contar con su opinión, es por eso que hemos decidido pedir su ayuda. ¡Opine sobre cual debe ser la estrategia comercial de una agencia de viajes en el futuro ¡ En unos días en esta Web podrá Vd. introducir su opinión y comentario.

Entre tanto si desea que le avisemos cuando la herramienta 2.0 esté activa remítanos simplemente un email pinchando aquí con su dirección de correo electrónico. Si la ha visto anteriormente puede también añadir su opinión y comentario.

Del resultado de esta participación general tomaremos una decisión, la destruiremos, la reformaremos o la dejaremos como está.

Gracias por su paciencia y colaboración.

Equipo yotedoymas.com»

Así que aquí lo dejo para que os forméis vuestra opinión particular. Yo ya tengo la mía y es que, de momento, han elegido el camino correcto. Aunque veremos lo que ocurre en el futuro.

Estudios de turismo: ¿Necesidad o pérdida de tiempo?

Estudios de turismo: ¿Necesidad o pérdida de tiempo?

He decidido volcaer aquí, en mi blog, una serie de pensamientos que me van viniendo a la cabeza, originados por dos explosivos posts en la Comunidad Hosteltur uno acerca de la idoneidad de la parte práctica de la carrera, escrito por una alumna, y el otro que nos indica tres errores fundamentales a la hora de comprender lo que la carrera en cuestión representa. Interesantísimos tanto los posts, como los comentarios.

En el primero, Blanca expone

«Siempre me he preguntado cuál puede ser la utilidad de estas prácticas para un estudiante. Y he llegado a la conclusión que, tal y como están diseñadas, el aprovechamiento es mayor para las empresas que para los estudiantes»

En el segundo, Jeroen aclara:

«…si los clientes de un hotel no son turistas (sino gente de negocios, participantes en un congreso, delegaciones oficiales etc.), el hotel desde luego no es un «establecimiento turístico»…»

«…en las escuelas de turismo no se enseña gestión…»

«…el tercer malentendido es que gestionar actividades turísticas es parecido a gestionar empresas hoteleras…»

Mis reflexiones:

– Los alumnos tienen unas espectativas que luego no se cumplen, ni por asomo. La culpa la tienen ellos mismos y quienes dirigen sus inquietudes profesionales. Piensan que lo que han hecho durante las prácticas no les ha servido para nada.

Tienen razón y se equivocan- todo y nada -. Les sirve, de momento, para sacar la cabeza del mundo ideal en el que estaban viviendo.Y ¡ojo!, que ellos no tienen toda la culpa, pues les han vendido un futuro cercano que no es tan cercano.

– Pienso que los alumnos en prácticas se encuentran con personal contratado en el hotel en el que están realizando las prácticas, que no tiene profesionalidad, ni actitud, ni aptitudes. Y así descubren cómo ellos, con lo que ya saben y tienen, tendrían más que suficiente para destacar sobre los anteriores de forma vertiginosa. ¿Para qué seguir estudiando entonces?.

– El hecho de estudiar la carrera de turismo no te da licencia ni capacidad profesional para comenzar tuvida laboral dirigiendo un hotel. Ni siquiera para ejercer algún puesto de mando intermedio tipo «Jefe de Recepción». Pero volvemos a lo de antes: si vendemos músicas celestiales al explicar lo que te dará el título, luego no habrá satisfación estudiantil cuando comprueben que lo que les dijeron nada tiene que ver con la realidad.

– Las prácticas en hoteles tendrían que tener, de forma obligatoria, un coaching personalizado por parte de una persona del hotel. Esto no existe y me parece fundamental. Además, el alumno en prácticas debería terminar éstas con una visión general del hotel, y no centrar toda su energía en unas cuantas tareas (no todas, ni mucho menos) dentro de un departamento concreto.

– Las prácticas deben ser remuneradas.

Sobre lo que dice Jeroen acerca de los tres errores fundamentales a la hora de interpretar los estudios de turismo, no añado nada. Tan sólo decir que estoy absolutamente de acuerdo con su explicación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies