Turismo: Experiencia y memoria. ¿Un caso real?

Turismo: Experiencia y memoria. ¿Un caso real?

Este pequeño relato es una versión resumida del que voy a prestar a una editorial para que lo publique en su Web. Ya os contaré este otro lado bloguero mío.
No obstante, me viene muy bien publicarlo aquí para para poder plantear la necesidad de grabar en la memoria del cliente lo que más nos interese.
“Antes de morir, yo tengo que conocer París”. Esto decía siempre Raimundo desde que tuvo uso de razón. Como casi todo el mundo, también él tenía en mente un lugar al que quisiéramos ir, al menos, una vez en la vida.

Los ojos, como dos grandes bolas de cristal multicolor, se le iluminaban a Raimundo con la emoción de mirar el Sena, la torre Eiffel al fondo, acompañada por el paso del autobús que transportaba pasajeros con destino a la Concorde. París siempre había sido su sitio soñado. Ese lugar que cada uno de nosotros tenemos programado ir al menos una vez en la vida, era, para Raimundo, París. Y allí estaba, atónito, agarrado al brazo de su hijo, rumbo ambos hacia el Arco del Triunfo, la Rue Rivoli o la plaza de la Opera. Quizá subir Montmartre hasta el Sacré Coeur le resultase algo cansado, pero no podía perder semejante ocasión.

Sentado en un café, recordaba Raimundo, emocionado, algunos retazos de su vida, aunque vagamente. La edad y el derroche de su hijo brindando con Burdeos en la mesa 3 de Maxim´s no le acompañaban en sus intentos.

Mucho hubieron de andar padre e hijo antes de volver al hotel; ese que se encuentra en la Place Vendôme y que es una maravilla. Raimundo lo había conseguido. Una vez vencidos su obsesión y sus anhelos, se sentía sencillamente feliz y todo lo que le rodeaba le resultó maravilloso. Sabía que no lo olvidaría el tiempo que le durara la vida… O si…

Lo que no sabía Raimundo era que su hijo le había regalado aquel viaje aprovechando la última oportunidad que le quedaba.

Tan sólo una semana después de la vuelta, Raimundo precisó de ayuda profesional definitiva. Su hijo se ocupó, del mismo modo que se había estado ocupando los últimos meses de que su padre pudiera llevar una vida digna. Aquel día entró por la puerta una enfermera especializada en el cuidado de enfermos de este tipo. A Raimundo le gustó su acento francés:

– ¡Ah!, es usted francesa – dijo – ¿Sabe?, antes de morir, yo tengo que conocer París…

Y ahora, digo yo: ¿Alguien estaría dispuesto a intentar fidelizar a Raimundo?

Primera subasta solidaria de viajes on line

Primera subasta solidaria de viajes on line

Hola, amigos,

¿Qué tal un fin de semana a Dublín, o una semana en Mallorca, o…? Y cada uno de ellos por 50 €.

Estos son sólo dos ejemplos, pero hay más.

Hoy comienza la primera subasta solidaria de viajes.

Mucho ha trabajado Chris Pomeroy, con el apoyo de Turismo 2.0, en un proyecto que, mañana comienza su andadura. Os animo a todos los que leeis este blog a que echéis un vistazo a la subasta y pujéis. Las pujas son a partir de 1 euro.

Creo que es una grandísima ocasión para reservar las próximas vacaciones a precios irrisorios.

En este enlace tenéis toda la información de los viajes subastados.. Recordad que el precio de salida son 50€.

Hasta la próxima.

Rafael

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies