El pasado jueves 18 de junio, se celebró la última de feria, el V Foro turístico de Hosteltur, celebrado en el Hotel Meliá Madrid Princesa que con el título “Economía y Turismo: Efectos de la crisis y perspectivas de futuro”.

Los toros, de la prestigiosa ganadería de Hosteltur, presentaban un aspecto arrollador. De nombre “Turismo” y “Crisis” respectivamente, eran, aquél berrendo y boquinegro, lo que contrastaba frente a éste – zaíno hasta los huesos – , que destacaba por sus hechuras, sobre todo por lo acapachado de su cornamenta.

Con el coso del Meliá Madrid Princesa a rebosar, comenzó la faena el diestro Escarrer, el cual, en la suerte del capote, tras unos pases templando con el engaño, se lanzó a una serie de chicuelinas que hicieron las delicias del respetable, incluida la blogería que ocupaba las butacas del temible tendido siete. Muestra de ello fueron cosas como:

“Nuestras fábricas son los espacios turísticos”

“El turismo es un bien supremo”

“En Europa, a veces somos el hazmerreír con la marca ESPAÑA”, como consecuencia de que “no promocionamos España como marca en el extranjero”

“Hay que reinventarse con nuevas políticas, como la reconversión industrial de zonas maduras y el liderazgo de la Administración”

“En turismo tardaremos más en salir de la crisis”

“Que el turismo vaya a ser el primer sector en salir de la crisis es una falacia”

En la suerte de matar, tuvo que echar mano de la puntilla tras un aviso, pues, al verse suelto con el toro, alargó la faena más de lo necesario, refiriéndose a los diferentes ministerios y las peticiones que había hecho a cada uno de ellos. Creo que no se dejó ninguno, pues nombró desde el de Asuntos Exteriores, hasta el de Defensa. Cosa que luego corroboraría Joan Mesquida en el cierre, como si ambos se hubiesen puesto de acuerdo

En definitiva, una serie de adornos que le otorgaron el beneplácito del presidente, el cual, tras una breve y tímida petición de un sector poco crítico, concedió la oreja. Oreja ésta que es de las que se dan un poco por la fama y por la popularidad del diestro, cuya faena fue más que presentable, aunque las expectativas fueran algo mayores.

A continuación el turno fue para Aurelio Martínez, el cual metió al toro en el canasto sobre todo por el pitón derecho mediante un repaso pormenorizado de la situación económica, en lo referente al endeudamiento, el ahorro y el crédito. Con un toreo de escuela, parecía que no le haría faena Aurelio Martínez, pero fuera del tercio le endosó dos tandas con la derecha de nota, sobre todo al explicar en un lenguaje llano y comprensible qué era aquello de equilibrar las tasas de inversión y de ahorro y esto otro de la aversión al riesgo que tienen ahora los bancos.

Como era de esperar, echó mano de un recurso marca de la casa (creo que necesaria) de la actuación del ICO en este campo, dejando en una alta posición a tal entidad. En la suerte final (con la oreja ya en el bolsillo) culminó la faena con una estocada, un tanto desprendida, ante las preguntas de la audiencia, las cuales intentó esquivar, pasando los trastos a los integrantes de la mesa redonda, que esperaban su turno para torear a unos toros más que resabiados, y, lo que es peor, sospechosos de pitones.

Algunos recordaron con nostalgia la corrida del año anterior con el un diestro Alfonso Castellano, que hizo las delicias del respetable. No pudimos esta vez, contar con su presencia.

Muy de destacar fue la presencia de personalidades del turismo y de la blogosfera turística en la fiesta, entre las que no podían faltar la plana mayor de Hosteltur (echando de menos a Esther), y lo más granado de la bloguería hostelturiana. Digno de mención el apoyo de Elvira, Vassy, Blanca y Annie, que cumplieron su papel con una gran maestría torera.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies